TodoAutos

Está aquí: Home Mejora tu Auto Combustible Progreso y ‘generaciones’ de las conversiones a GLP

Progreso y ‘generaciones’ de las conversiones a GLP

Las conversiones a GLP no son las mismas que hace una década. Un experto en el rubro nos explica los principales avances de esta tecnología.

Sistema de inyección de GLP

A menudo nos preguntamos a qué se refieren quienes saben de conversiones vehiculares a combustible GLP cuando hablan de sistemas de 'tercera', 'cuarta' o 'quinta generación'. También, es común escuchar que hoy en día existen mejoras en tales instalaciones, pero tampoco sabemos cuáles son precisamente.

Con el fin de esclarecer estas dudas, consultamos al experto italiano en conversiones a gas y fundador de la empresa Massi Gas, Massimo Massi, quien lleva en este rubro más de 35 años y contribuyó allá por los años 90 a diversificar el uso del GLP como combustible automotor en el Perú.

El empresario italiano explicó a Todoautos que el proceso por el que se ha ido mejorando el sistema GLP ha dado buenos resultados y significativas mejoras. Entre estos, menciona el progreso desde equipos sin sondas ni catalizadores, preparados para un auto con carburador, hasta los más modernos que no solo incluyen lo anterior -para reducir emisiones contaminantes- sino que incorporan inyección directa en cada cilindro.

Luego del primer sistema, Euro 0, y con la aparición de los autos a inyección, "el control de la carburación lo hace una sonda landa, que detecta la cantidad de oxígeno no combustionado. Por lo tanto varía la aportación de gasolina en base a las revoluciones del motor", menciona el experto y añade que "ahí se empezó a hacer instalaciones con una serie de accesorios más complejos (Euro 1)".

"De ahí se pasó al Euro 2. En Europa y EE.UU. la normativa antipolución era más estricta. Esta ya traía una sonda que controlaba la carburación, más un catalizador. Euro 3 comprendía dos sondas de control, una de la carburación y otra de control de emisiones por el catalizador. Y no solo eso, (sino que) la inyección era secuencial", asegura Massi.

Massimo Massi, de Massi Gas

Massimo Massi lleva 35 años en el rubro de las conversiones a gas con su empresa Massi Gas

El especialista hace hincapié en lo que podría decirse fue el progreso más notorio en la instalación de GLP, con la aparición del Euro 4. "Antes, en una toma de aire se ponía un anillo de aluminio donde el motor aspiraba el gas. Pero ese gas invadía todo el múltiple de admisión y creaba problema de retorno de flamas, especialmente cuando el carro era un poco viejito. Se malograba un cable o fallaba una bujía", señala.

Tras este inconveniente, la industria de conversiones a sistema de gas logró hacerlas ya no directamente con el mezclador sobre el múltiple de admisión, sino que empezó a inyectar el gas en el cilindro que correspondía, como si fuera gasolina. Y luego vino la generación Euro 5, que incluyó una computadora paralela a la que inyectaba la gasolina.

"Por lo tanto se lograba con ese sistema, al instalarle una computadora paralela, emisiones iguales o superiores a las que ofrece el sistema de gasolina. Eso evita todo el problema de retorno de flama, todos los problemas que causaba el sistema tradicional", explica el empresario italiano.

Consultado acerca de la posible pérdida de potencia que podría experimentar un auto convertido a GLP, Massi asegura que con la tecnología actual es falso que esto ocurra. "Con sistemas secuenciales se logra la misma potencia que con gasolina. Pero cuando dicen que se baja la potencia es porque hay malos instaladores, que no saben regular por falta de experiencia", afirma.

Además, el empresario advirtió a los usuarios que era necesario siempre que un especialista revise el automóvil antes de decidir qué generación de sistema puede ser instalado en sus autos. Y es que las últimas generaciones no pueden ser usadas por vehículos tan antiguos, mientras que los más modernos deben usar el sistema más moderno obligatoriamente.